ET TRUQUEM GRATIS
X
HORARI DE DILLUNS A DIVENDRES
DE 9 H A 20 H
DISSABTE DE 9 H A 13 H

 
Accepto rebre informació comercial
checkbox

Accepto la llei de protecció de dades
checkbox
TRUCA'M

INFORMACIÓ PROTECCIÓ DE DADES DE RODI
Finalitats:Contactar telefònicament. Legitimació: Consentiment. Destinataris: No estan previstes cessions de dade. Drets: Pot retirar el seu consentiment a qualsevol moment, així com accedir, rectificar, suprimir les seves dades i altres drets en atencionalcliente@rodi.es. Informació addicional: Pot ampliar la informació a l'enllaç de Política de Privacidad.

Correo de confirmación
X

S'ha enviat un correu de confirmació

Si us plau, fes click a l'enllaç que apareix al correu per verificar el correu electrònic.
CAT  /   ESP
 
 

Consejos para eliminar el hielo del cristal parabrisas de tu coche


27 de diciembre de 2018

Si tu coche duerme fuera, es posible que cuando vayas a buscarlo por la mañana te encuentres el cristal parabrisas congelado. Que no cunda el pánico, te contamos qué debes hacer.

COMPARTIR EN

Consejos para eliminar el hielo del cristal parabrisas de tu coche

Con esta bajada de temperaturas general tan propia de estos días de invierno, muchos propietarios de vehículos estacionados en la calle durante la noche se encuentran con el mismo problema cuando van a buscar su coche al día siguiente: el cristal parabrisas se ha congelado. A nadie le gusta encontrarse con este pequeño imprevisto, y menos aún si vamos contrarreloj porque llegamos tarde al trabajo o vamos pillados de tiempo por el motivo que sea. Porque sí: limpiar el cristal cuando se ha congelado lleva unos minutos. Ni se te pase por la cabeza encender el coche e irte así, sin más: ten en cuenta que circular con el cristal congelado pone en riesgo tu seguridad y la de otros usuarios de la vía, ya que no olvidemos que estarás conduciendo con visibilidad reducida.

Por todo esto, te damos unos cuantos consejos para descongelar el parabrisas de tu coche y salir a la carretera con seguridad.

1. Activa la calefacción 

En primer lugar, enciende tu vehículo y pon a trabajar la calefacción y la luneta térmica. Dirige el chorro de aire caliente hacia el parabrisas y ten paciencia… eso hará que la temperatura del cristal suba y nos permitirá retirar el hielo con mayor facilidad. 

Este quizá no es el mejor de los consejos porque no es muy ecológico, pero te puede funcionar. Recuerda, sobre todo, no usar este recurso si te encuentras en un espacio cerrado (aunque las posibilidades de que se congele el cristal son muy bajas, podría suceder), ya que podrías sufrir una intoxicación por monóxido de carbono.

2. Remedios caseros varios

Si no tienes una rasqueta de goma a mano, puedes usar algo que seguro que llevas encima: ¡una tarjeta! No te recomendamos usar el DNI o la tarjeta de crédito por si acaso, ya que podrían romperse o verse dañadas durante el proceso, pero si tienes un carné de biblioteca de hace más de 10 años o una tarjeta descuento caducada… ¡este es el momento de sacarles provecho! 

También puedes preparar tu propio remedio especial para quitar el hielo, como una mezcla de agua + vinagre blanco o agua + alcohol.

Otro método que también suele funcionar bien consiste en calentar una bolsa de arroz en el microondas durante 30 segundos y aplicarlo cuando esté caliente en el parabrisas. Esto calentará el cristal y derretirá el hielo. Ya veis que en situaciones así, ¡el ingenio vale más que la fuerza!

3. Usa agua

Parece que la opción más lógica es echar agua hirviendo para descongelar el cristal, pero nada más lejos de la realidad: el cambio brusco de temperatura que eso significaría podría agrietar, o incluso llegar a reventar el parabrisas.

4. Anticípate

Ya lo dicen: mejor prevenir que curar. Si tu coche permanece en la calle durante la noche o durante unos días en los que la temperatura es muy baja y existe el riesgo de que el parabrisas se congele, anticípate tomando algunas precauciones el día anterior. En este caso también hay trucos para todos los gustos:  

Recuerda: la paciencia es clave cuando te encuentras en situaciones de este tipo, así que no desesperes. Y si no, ¡recuerda que siempre hay que ser precavido!