El Manteniment del teu Cotxe a la Tardor

Con la llegada del otoño, la climatología cambia y los días se acortan. Aunque las temperaturas tienden a ser más suaves, no debemos olvidar el aumento de las lluvias y otros factores como la humedad, la niebla o el viento. Por eso, queremos ayudarte con unos consejos para el mantenimiento de tu coche en otoño.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de realizar el mantenimiento de tu coche en otoño?

Contar con un coche en buenas condiciones es sinónimo de seguridad. Hay una serie de elementos muy importantes que no debes pasar por alto y que pueden ser decisivos a la hora de acudir a un taller. Estos elementos son:

Los neumáticos

Verano es igual a largos desplazamientos en coche, o por lo menos, a tener que usarlo más de lo normal para ir a la playa o a la montaña. Por eso, es importante que no dejes sin revisar tus neumáticos para comprobar su dibujo, así como su grado de desgaste. Además, ten en cuenta que en otoño hay que enfrentarse a condiciones meteorológicas más delicadas, como la lluvia o la niebla.

Si necesitas un cambio de neumáticos, también puedes pasarte por nuestro buscador y escoger el neumático que mejor se adapta a tus necesidades.

La batería

Es uno de los elementos a los que más importancia solemos dar. Ha pasado el verano y puede que la batería de tu coche haya perdida capacidad de carga debido a las altas temperaturas. No olvides, para evitar imprevistos, revisar su estado y asegurarte de tenerla a punto para la llegada del próximo invierno.

Coche en carretera llena de hojas otoñales

Las escobillas

Tras meses de calor es probable que la goma de las escobillas haya perdido algunas propiedades, incluso aunque casi no las hayas utilizado. Siempre es recomendable valorar el seu estado para asegurarse que trabajarán correctamente cuando más las necesites. ¡No esperes a que llueva!

Los niveles de líquidos

Los líquidos son fundamentales para que tu coche funcione correctamente. Estos son: el aceite, el líquido refrigerante, el limpiaparabrisas y el líquido de frenos. Si el nivel de cualquiera de estos líquidos es inferior al recomendado, tu coche corre el riesgo de sufrir una avería. El aceite, por ejemplo, se encarga de que el motor funcione correctamente, si no lo tenemos al nivel correcto puede producirse un fallo en el motor.

Además, también es conveniente realizar una revisión general del coche, de esta forma podrás asegurarte de que tienes a punto otros elementos como: los faros, el aire acondicionado, los frenos, etc. Ten en cuenta que un automóvil es un conjunto de piezas y que un pequeño fallo en una de ellas puede provocar un problema más grande a largo plazo y acabar afectando a otros elementos.

Si necesitas revisar la batería, cambiar los neumáticos o pasar lista a los elementos de seguridad de tu coche, acércate a tu taller Rodi más cercano. Nos encargaremos de ayudarte con el cuidado óptimo para tu automóvil, nuestros técnicos especialistas te asesorarán y resolveremos todas tus dudas.